Palanca de Farabeuf

Palanca de Farabeuf

Las palancas se emplean desde la antigüedad. Los antecedentes hay que remontarnos a épocas muy remotas, se emplearon en la vida cotidiana de la humanidad, en tareas agrícolas, industriales, en medicina, en cirugía de guerra en extraer cuerpos extraños y en intervenciones traumatológicas.

También llamada palanca aprehensora-medidora. Palanca porque su acción principal consiste en imprimir a la cabeza un movimiento de báscula rechazándola hacia la concavidad sacra y bajándola al fondo de la excavación de la pelvis. Aprehensora porque coge la cabeza y la sujeta con fuerza. Medidora, porque inmediatamente después de aplicada señala el valor del diámetro biparietal que es preciso conocer para compararlo con los diámetros pelvianos

Este instrumento servía para pasar la cabeza del feto a la excavación por el estrecho superior.

Se compone de cuatro piezas, cinco con la cuchara de recambio. De las cuatro piezas fundamentales, tres se articulan y funcionan reunidas y constituyen el instrumento propiamente dicho. Son dos cucharas; una fija, la otra con charnela, montadas casi en ángulo recto sobre mangos rectilíneos, que se deslizan el uno sobre el otro, y que se mantienen aplicados por medio de una regla. Esta corre bajo el mango inferior hendido, para dejar pasar el gancho que coge el clavo de charnela de la cuchara anterior. Entre los ganchos, al otro extremo, la regla se engancha, además a la rama superior, con la que va y viene, mientras que el mango de la cuchara posterior se desliza solo entre las dos.

La cuarta pieza es independiente por completo, es el guía enderezador, indispensable para disminuir la inclinación de la cabeza y para guiar la cuchara posterior.

La cuchara posterior corta sujeta con menos solidez que la larga, pero sujeta bien el parietal y su eminencia, deprimiendo con su extremo la región escamosa del temporal. La cuchara larga coge en su ventana, además de la eminencia parietal, la elevación malar que ha rebasado su extremo; cubre con el marco de sus ramas paralélas a la que protege.

Palanca de Farabeuf

Palanca de Farabeuf

 

 

 

Mesa de quirófano de Edebohols. Siglo XIX

Mesa de quirófano de Edebohols. Siglo XIX

Las mesas, sillas o sillones de exploración ginecológicas se crean cuando nacen las especialidades médicas a comienzos del siglo XIX. Con el aumento de la población, la revolución industrial, la emigración de la población rural, el desarrollo de las ciencias surge la medicina especializada, un médico puede dedicarse a una sola especialidad lo cual aumentan las técnicas de exploración, diagnostico y tratamientos especializados. Se reinventa el espéculo en el año 1901. Se crearon mesas ginecológicas especificas para conseguir la separación de piernas adecuada para procedes a la inspección, exploración y manejo de instrumentos médicos necesarios para la exploración y tratamientos.

Existieron muchos modelos aunque todos tienen elementos comunes. Mesa, respaldo en plano inclinado y artefacto para colocar las piernas de la paciente separadas.

También existieron mesas, sillas o sillones que servían para el parto y se llaman mesa de partos. El parto ha tenido diferentes formas de producirse dependiendo de la época y de las costumbre de las civilizaciones. El parto primitivo evoluciona con las formas de vida y lugares de cada civilización. Las formas de parir han sido desde la acostada, sentada, en cuclillas, de pide, de rodillas… Existían zonas o lugares para producir el parto, bien en algún lugar específico separado de la tribu y también han existido aparatos o elementos para facilitar el parto como han sido las sillas de parto. La cama o lecho siempre fue la forma habitual de tener el parto. La cama doméstica.

Tenemos conocimiento que han existido sillas o muebles para parir desde la época egipcia y mesopotámica. En la Biblia en el libro del Éxodo, el rey de Egipto le indica a las parteras que miren en los “asientos” de las hebreas para si tuviera un hijo varón matarlo.

En el papiro de Westcar ( 1800 a.C.) describe la silla obstétrica que consistía en dos ladrillos o piedra paralelas cerradas con una transversal en forma de “U”.

Hipócrates siglo V a.C recomienda el sillón obstétrico para parir.

Sorano de Efeso, siglo II d.C., describe en sus libros la silla obstétrica. Además de los bajorrelieves encontrados de partos en sillas y sofás médicos

El desarrollo y el progreso de la medicina crea los nuevos hospitales, donde se realiza las intervenciones quirúrgicas, métodos más tecnológicos y tratamientos que requieren aparatos e instrumentos nuevos y una sección de los nuevos hospitales dedicada al parto y posteriormente edificios específicos denominados maternidades, se realizan los partos, primeros los distócicos y posteriormente sobre mediados del siglo XX comienzan también los partos normales hasta la actualidad que casi la mayoría de los partos suceden en hospitales o clínicas.

Mesa de quirófano de Edebohols. Siglo XIX

Mesa de quirófano de Edebohols. Siglo XIX. Es una mesa que se utilizaba para la posición declive de Trendenleburg. Tiene unas varillas dentadas para graduar el plano inclinado, y también tiene un receptáculo acanalado para las secreciones y lavados vaginales

Mesa de Edebols

Mesa hidràulica de quirofano del siglo XIX

Mesa hidràulica de quirofano del siglo XIX

Las mesas, sillas o sillones de exploración ginecológicas se crean cuando nacen las especialidades médicas a comienzos del siglo XIX. Con el aumento de la población, la revolución industrial, la emigración de la población rural, el desarrollo de las ciencias surge la medicina especializada, un médico puede dedicarse a una sola especialidad lo cual aumentan las técnicas de exploración, diagnostico y tratamientos especializados. Se reinventa el espéculo en el año 1901. Se crearon mesas ginecológicas especificas para conseguir la separación de piernas adecuada para procedes a la inspección, exploración y manejo de instrumentos médicos necesarios para la exploración y tratamientos.

Existieron muchos modelos aunque todos tienen elementos comunes. Mesa, respaldo en plano inclinado y artefacto para colocar las piernas de la paciente separadas.

También existieron mesas, sillas o sillones que servían para el parto y se llaman mesa de partos. El parto ha tenido diferentes formas de producirse dependiendo de la época y de las costumbre de las civilizaciones. El parto primitivo evoluciona con las formas de vida y lugares de cada civilización. Las formas de parir han sido desde la acostada, sentada, en cuclillas, de pide, de rodillas… Existían zonas o lugares para producir el parto, bien en algún lugar específico separado de la tribu y también han existido aparatos o elementos para facilitar el parto como han sido las sillas de parto. La cama o lecho siempre fue la forma habitual de tener el parto. La cama doméstica.

Tenemos conocimiento que han existido sillas o muebles para parir desde la época egipcia y mesopotámica. En la Biblia en el libro del Éxodo, el rey de Egipto le indica a las parteras que miren en los “asientos” de las hebreas para si tuviera un hijo varón matarlo.

En el papiro de Westcar ( 1800 a.C.) describe la silla obstétrica que consistía en dos ladrillos o piedra paralelas cerradas con una transversal en forma de “U”.

Hipócrates siglo V a.C recomienda el sillón obstétrico para parir.

Sorano de Efeso, siglo II d.C., describe en sus libros la silla obstétrica. Además de los bajorrelieves encontrados de partos en sillas y sofás médicos

El desarrollo y el progreso de la medicina crea los nuevos hospitales, donde se realiza las intervenciones quirúrgicas, métodos más tecnológicos y tratamientos que requieren aparatos e instrumentos nuevos y una sección de los nuevos hospitales dedicada al parto y posteriormente edificios específicos denominados maternidades, se realizan los partos, primeros los distócicos y posteriormente sobre mediados del siglo XX comienzan también los partos normales hasta la actualidad que casi la mayoría de los partos suceden en hospitales o clínicas.

Mesa hidràulica de quirofano del siglo XIX

La evolución de la industria crea sistemas mas sofisticados y se introducen elementos hidráulicos. Al final del siglo XIX se comienza a utilizar las mesas de intervenciones hidráulicas, que mediante un pedal se podían subir o bajar según la altura que precisara el cirujano y para subir o bajar la paciente. El pedal estaba en una gran base y se accionaba con el pie.

Mesa hidraulica