Tallos de Hegar

Tallos de Hegar

Instrumento de la Exposición: “LA MUJER Y LOS INSTRUMENTOS MÉDICOS”

Realizada en Zafra del día 2 al 15 de enero del año 2006.

Lugar:  Aula de Santa María. Sala de Exposiciones de la Caja de Badajoz en Zafra.

Se expone la Exposición en la Sala de Exposiciones de la Caja de Badajoz que está en la Plaza S. Francisco de Badajoz.

Tallos de Hegar

Tallos Hegar

                DILATADORES UTERINOS GINECOLÓGICOS

 

Los dilatadores uterinos son instrumentos que sirven para la dilatación, que es una operación que tiene por objeto ejercer una presión excéntrica para ensanchar una cavidad, un conducto natural o artificial Los antecedentes históricos hay que remontarnos a la antigüedad. Conocemos que en los papiros de Ebers están descritas sustancias abortivas que de alguna manera producían dilatación. Las sondas greco-romanas eran instrumentos primitivos que se introducían en vagina. También conocemos que se practicaron abortos desde la antigüedad, por lo que existieron instrumentos más o menos dilatadores o perforadores. También tenemos que referenciar que uno de los dilatadores más utilizados y probablemente desde muy antiguo fue el dedo de la comadrona u obstetra que asistiera al parto, pero es en el siglo XIX y tras la invención del espéculo  se comienzan a inventar y utilizar los dilatadores uterinos con criterio anatómico. Los primeros trabajos sobre la dilatación del cuello uterino en ginecología versaron sobre la esponja comprimida. Simpson(1844) fue el primero que concibió la idea de dilatar por medio de la esponja  el canal cervical y lo utilizaba como medio diagnóstico y terapéutico. Sims introduce el tallo de laminaria y posteriormente Peales. Hanks y Hegar que presentó en septiembre de 1879  su colección de dilatadores que  han sido los más conocidos y utilizados. Primeramente los construyó de goma endurecida, cilíndricos y cónicos en su extremidad; posteriormente metálicos. Los mandó construir de 1 mm hasta 26 mm aumentado cada tallo 1 mm.  Se podían  limpiar y desinfectar perfectamente. Se utilizaba a veces sin anestesia. Dice Hegar que para obtener una buena dilatación necesitaba una hora