La cesárea en el Mundo Cristiano.

La cesárea en el Mundo Cristiano.

En el mundo cristiano se permitió la cesárea en la madre muerta y con niño vivo para poder realizar bautizarlo y conseguir una salvación.

El Digesto es una obra recopilatorio jurídica del año 533 publicado por el emperador Justiniano I, que recogen las lex regia de los romanos y entre ellas la de Nunma Pompelio que reconoce las cesárea post mortem

Los Concilio de Colonia (1280) el Concilio de Viena (1311). El Concilio de Langres (1404) El Concilio de Paris (1557) y el Concilio de Sens (1574). Se pronuncia reiteradamente en relación con la operación cesárea y el bautismo, siempre que la madre estuviera muerta y el niño se mantuviera con vida.  Aunque existían estas disposiciones en realidad pocos casos se realizaron por demora en realizar la cesárea y la escasa probabilidad que el feto estuviera vivo.

En el Concilio de Treves de 1310 en un acta referente a la cesárea dice: “Cuando una mujer muera durante el parto, hay que realizar una cesárea y bautizar al niño, si este vive aún. Si está muerto habrá que enterrarlo fuera del cementerio.  Si es posible deducir que está muerto en el seno de la madre, no hay que llevar a cabo la cirugía, por el contrario, se depositara a la madre e hijo fuera del cementerio. Si la madre muere durante el parto y si el niño presenta la cabeza fuera del seno de su madre la matrona debe arrojar agua sobre la cabeza del niño diciendo: yo te bautizo en nombre del Padre. Se hará lo mismo si el niño no presenta la cabeza sino el cuerpo fuera del vientre de su madre, pero si tan solo tiene fuera un pie o una mano, no hay que bautizarlo. Si el niño presenta la cabeza o una parte del cuerpo, sin que sea posible adivinar su sexo, la comadrona dirá: Creatura Dei ego te baptizo”

San Isidoro en su obra “Etimologías” dice: “El nombre de los césares tuvo su origen en Julio, quien, después de desencadenar una guerra civil, fue el primero de los romanos que detentó el principado personal. Su nombre de César se debe a que nació o fue sacado a la vida, abierto el vientre de su madre muerta, o tal vez porque nació con abundante cabellera. De ahí que los emperadores que le sucedieron portasen el título de césares, precisamente porque se dejaban crecer el cabello. Por otro lado, los que eran extraídos del seno abierto de su madre recibían el nombre de caesones y de caesares” Probablemente apoyándose en el texto de Plinio el Viejo.

“Les faits des romains” es un texto escrito en torno al año 1213 en francés antiguo y es una recopilación de cuatro autores: César. Lucan, Suetonio y Salustio. Es una obra que tiene gran difusión en la Edad Media, existen más de cincuenta manuscritos, iluminados.  En cuanto al nacimiento de Julio César existe uno el más difundido es el Jean Fouquet pintado en 1470 una miniatura que dibuja el nacimiento de Julio César del vientre de su madre. Este texto recoge el nacimiento de Julio Cesar por cesárea, aunque parte de la Historia de Plinio el Viejo que hay que considerarla más bien como leyenda, el texto es de la Edad Media y hace referencia a la intervención de cesárea creíble en su época

 

-San Ramón Nonato, nació el 2 de febrero de 1200. Su madre estaba de parto y el Vizconde de Cardo, Ramón Folch que estaba de cacería, al ver a una mujer tendida en el suelo muerta, con su daga rasga el vientre de la mujer naciendo el niño que le bautiza como Ramón y lo asume como ahijado.

 

Las cantigas es un cancionero o una colección de canciones religioso medieval recogidas en 1284 bajo la dirección de Alfonso X El sabio.  Está compuesto de 418 cantigas escritas en galaicoportugués.  Existen 4 ejemplares en el mundo:  Dos en la Biblioteca del Escorial. Uno en la Biblioteca Nacional de Madrid y otro en Florencia.

La Cantiga nº VII.  Describe una cesárea. Refiere que una abadesa está embarazada y es denunciada por las otras religiosas del convento al obispo. Dice el texto que después de rezar a la Virgen María le envía dos ingles que le practican una cesárea, extrayendo el niño que lleva en su vientre a través de una incisión realizada en el abdomen. Gracias a esta intervención, la abadesa puede enviar a su hijo a un ermitaño y exhibir su cuerpo desnudo ante el obispo sin que este descubra que ha pecado.

La cantiga CLXXXIV. Recoge la descripción de otra cesárea.  Se trata de una mujer que tenías muchos embarazos, pero cuyos hijos morían como castigo a sus pecados. El ultimo embarazo caminando con su marido le atacan unos hombres con cuchillo y cuando la mujer intenta defenderlo le dan una cuchillada en el abdomen. La mujer muere, pero el niño se salva.

También en otra obra de Alfonso X el sabio. “Primera Croncia General” refiere que doña Urraca le dieron una lanzada en el vientre y nació un hijo vivo.

Sancho Garcia, hijo de Doña Urraca, Hija bastarda de Alfonso VII de Castilla, se caso en segundas nupcias con Garcia Ramirez II,  rey de Navarra.   Existe la leyenda que en un combate con los moros una lanzada le aravesó el vientre y quedó como muerta en el bosque, pero pasó por alli un noble de la familia de los Guevara y vió como asomaba una mano de un niño del vientre de Doña Urraca y rapidamente rasgó con su espada la herida y sacó el niño que mas tarde fue rey.

En 1521. Jacopo Berengario de Carpi de la Universidad de Bolonia escribe una obra titulada “Comentarios a la Anatomía de Mondino” donde describe que realiza una cesárea a una mujer muerta encuentra un feto en los intestinos que refiere que esta desplazado allí por una apostema.