“Comer toda vianda y tremer toda maleyta”

“Comer toda vianda y tremer toda maleyta”

Juan Sorapán de Rieros, médico extremeño de Logrosán (Cáceres), escribe su obra “Medicina contenida en Proverbios” publicada en 1616. Es un libro que comenta refranes muy antiguos de tradición oral, que como todos los refranes o sentencias sintetizan o resumen conocimientos.

Sorapán de Rieros realiza un comentario sobre el significado del refrán describiendo y referenciando los conocimientos médicos sobre la sentencia del refrán. Realiza así en esta obra una especie de tratado de medicina de su época.

Este refrán es el número 4, de la obra “Medicina contenida en Proverbios” de Juan Sorapán de Rieros, publicada en 1616.

Transcripción realizada por Tomás Cabacas Hurtado.

 

 “Comer toda vianda y tremer toda maleyta”

Esta sentencia significa tremer (en portugués) lo mismo que en lengua castellana temer. “Maleyta” en Lisboa se dice cualquier género de enfermedad. De suerte que diremos: “Comer toda vianda y temer toda enfermedad”

Texto original del refrán: “Comer toda vianda y tremer toda maleyta”

Comer toda vianda 001

Es muy necesario para quien procura salud traer la dicha sentencia siempre en la memoria, por cuanto trata de la calidad del alimento que es una de las cuatro condiciones de que ha de constar cualquier comida para que se convierta en loable sangre y salud. Y al contario quien sin distinción y sin advertir si es buena la calidad de lo que come se lo diere al estomago, esté siempre temiendo la enfermedad, porque sin duda ninguna, aunque se tarde lo ha de pagar.

Algunos curiosos dicen que se ha de entender este refrán de aquellos que comen diversos manjares en una comida, aunque esto sean de buenísima calidad, porque le diversidad de los alimentos en el estomago hace que no se cuezan bien, ni se conviertan en loable sangre aunque ellos sean de buena calidad.

Y para este intento alegan con Hipócrates en el libro de flatibus, que dice en las palabras del margen; más a esto respondemos que comer cosas varias de buena y semejante calidad de que ordinariamente nos sustentamos como es carne de gallina, de carnero, pan, algunas hierbas, y frutas y vino. Esta diversidad no hará daño, pero que será muy dañosa la variedad de comidas contrarias como son las muy calidas, muy frías, muy gruesas y muy delicadas si no se comen por el orden conveniente. Anteponiendo lo fácil a lo difícil de cocer y así digo que se ha de entender el presente refrán de aquellos que comen alimentos de mala calidad los cuales viven sujetos a varias enfermedades.

Conociendo esto Galeno, escribió el libro de alimentos que hacen buen y mal humor en el cuerpo del hombre, en el principio del cual cuenta que todos aquellos que un año estéril comieron alimentos de mala calidad por la falta que había, después en el estío lo pagan padeciendo varias y diversas enfermedades como fueron: erisipelas, flemones, lepra, carbuncos, llagas, calenturas, pútridas, cámaras y pujos.

Y de si propio escribe Galeno que los años de mocedad que no se abstuvo de los manjares de mala calidad, padeció graves enfermedades, pero después que conoció este inconveniente y de donde le venía el mal, que era de comer sin distinción buenas y malas comidas, enmendando el hierro vivió con mucha salud de allí en adelante.

Los astrólogos y médicos que escriben pronósticos y señales de futuras pestilencias y graves enfermedades, dicen será el más cierto indicio haber precedido hambres y carestías porque en tales tiempos come el vulgo toda vianda y así se ha de temer toda maleyta (enfermedad en portugués)